Cómo ahorrar en 2015 – 10 pasos

Es normal que con la llegada de cada nuevo año hagamos una lista de las cosas que queremos cambiar (y también que la olvidemos al cabo de unas semanas) pero muchas veces nos olvidamos de incluir en ella una mejor salud financiera. En estos tiempos de crisis económica que atravesamos actualmente qué mejor manera de empezar el año que aprendiendo a ahorrar.

Cómo ahorrar en 2015 10 pasos

10 pasos para ahorrar en 2015

A continuación te proponemos una serie de pasos muy sencillos que te ayudarán a organizarte y a tener claro lo que debes hacer para reducir gastos.

1. Haz un presupuesto mensual

Lo primero que vamos a hacer es elaborar una lista que recoja todos nuestros gastos e ingresos. Si estamos acostumbrados a guardar todas nuestras facturas y a anotar cada euro que gastamos la tarea será sencilla. Si somos más descuidados en estas cuestiones tendremos que añadir la meticulosidad a los propósitos pendientes del 2015.

Vamos a tener en cuenta todos nuestros gastos fijos, alquiler o hipoteca, facturas de teléfono, luz, agua, impuestos de nuestra vivienda o vehículos, egresos de alimentación, ropa y productos de primera necesidad.

2. Ten en cuenta cualquier gasto

Los gastos pequeños y constantes que hacemos diariamente también deben ser calculados. Como éstos son más difíciles de contabilizar, quizás lo mejor sea darnos un mes de prueba durante el cual anotaremos todos y cada uno de ellos, por insignificante que parezcan: desde el café que tomamos antes de entrar a trabajar hasta los chicles que compramos para después de comer.

3. Establece prioridades

Cuando tengamos claro la cantidad exacta que estamos gastando cada mes y en qué lo estamos haciendo, podemos proceder a eliminar todas aquellas salidas de dinero que sean innecesarias. Es el momento de establecer nuestras prioridades, es decir, decidir que gastos son inamovibles y eliminar aquellos que consideremos irrelevantes.

Como ahorrar euro en 2015

4. Plantéate una meta

Vale, estamos ahorrando, pero ¿para qué? Tenemos que tener muy claro lo que queremos conseguir. Si andamos muy justos de dinero igual nos interesa guardar una pequeña cantidad cada mes para hacer frente a gastos inusuales. O a lo mejor llevamos años planeando un viaje en familia y somos incapaces de hacerlo. Tenemos que tener muy clara nuestra meta para que todo el esfuerzo que estamos llevando a cabo tenga sentido.

5. Crea un fondo para imprevistos

Sabemos que es complicado, que la mayoría de los españoles estamos viviendo prácticamente al día, pero tenemos que estar preparados para las emergencias y los problemas inesperados, como que se rompa el coche o nos quedemos sin trabajo. Tener un colchón del cual podamos vivir unos meses nos va a proporcionar una seguridad financiera importante, a la vez que reducimos la ansiedad de no saber si podremos pagar las facturas el día de mañana.

Para ello debemos calcular, dentro de nuestras posibilidades, el dinero que queremos reservar para nuestro fondo. Lo normal es que la cuantía nos dé para vivir al menos durante 6 meses. Cuando tengamos esta cantidad ahorrada lo ideal sería elegir una de las opciones, que veremos más adelante, para sacar rendimiento a nuestro dinero.

6. Cambia tu idea del ahorro

Algunos piensan que ahorrar es guardar lo que nos sobra del sueldo, el problema es que la mayor parte de las veces no llegamos a fin de mes. Da igual el nivel económico, dentro de nuestras posibilidades solemos andar siempre en la cuerda floja.

Por ello vamos a cambiar la fórmula tradicional "Ahorro = Ingresos - Gastos" por esta otra: "Gastos = Ingresos - Ahorros". Es decir, vamos a considerar el dinero que guardamos todos los meses como otro tipo de gasto más, como las facturas o el alquiler.

La cantidad va a variar dependiendo de nuestra situación económica y de la meta que nos hayamos propuesto, aun así deberíamos reservar todos los meses un porcentaje de al menos el 10% de nuestros ingresos totales.

Ahorrar con 10 pasos

7. No gastes a lo loco

Una cosa es darse un capricho de vez en cuando y otra comprar compulsivamente todo aquello que nos entre por los ojos. Pero no basta con preguntarnos si realmente necesitamos algo, tenemos que pensar si en otro lugar lo vamos a encontrar más barato.

Por ejemplo, el gasto de pan en familias grandes suele ser considerable a fin de mes. A lo mejor estábamos comprándolo en un establecimiento muy caro sin saber que en el supermercado de la esquina lo podíamos adquirir a la mitad de precio.

Igual pasa con la gasolina, la compañía de Internet o nuestro dentista de confianza, si encontramos un servicio similar a mejor precio no debemos atarnos a nada.

8. Invierte en ahorro

También deberías considerar aquellas inversiones que a medio y largo plazo nos harán ahorrar dinero. Por ejemplo, si vives cerca del trabajo podrías considerar acudir al mismo en bicicleta en vez de hacerlo en autobús (con lo que además cuidarías tu salud) y el gasto inicial se amortizaría en poco tiempo con lo que te ahorras en los billetes.

También puedes cambiar las bombillas de tu casa por sus equivalentes de bajo consumo, o si tienes que viajar mucho por carretera comprar un coche que gaste muy poco.

9. Genera nuevos ingresos

Hay muchas profesiones que nos permiten generar un dinero extra después de haber realizado nuestra jornada laboral. Por ejemplo, médicos que atienden por las mañanas a sus pacientes de la Seguridad Social y que por la tarde acuden a su consulta privada. O profesores que después del colegio dan clases particulares o preparan a grupos de oposiciones.

Gracias a internet tenemos acceso a un mercado de oportunidades increíble sin la necesidad de movernos de nuestra casa. Puedes sacar provecho a tus conocimientos y ofrecer tus servicios como redactor, diseñador web o community manager. Si sabes idiomas siempre vas a tener algún encargo de traductor o bien puedes decidirte por comenzar un blog.

También podemos vender productos artesanales, que están muy demandados en la red, o deshacernos de todos esos trastos viejos que llevamos años guardando y sacar unos euros al mismo tiempo que ganamos algo de espacio.

Ahorrar Dinero en 2015 con 10 pasos

10. Rentabiliza tu dinero

Lo deseable es mantener un equilibrio entre la rentabilidad que nos ofrecen por nuestro dinero y las garantías que tenemos de no perderlo. El mejor servicio financiero va a depender de muchos factores, pero sobre todo del tiempo que vayamos a estar sin tocar la cantidad invertida, por lo que la elección es algo muy personal.

Por norma general la mejor opción (y también la más segura) es diversificar nuestros ahorros e invertirlos en aquellos productos que nos garanticen que podremos disponer de nuestro dinero en el plazo que preveamos.

En este sentido, encontramos muchas opciones. Las cuentas corrientes de los bancos son la elección más segura pero también la que peor rentabilidad va a dar a nuestro dinero, cuyo porcentaje de beneficios depende del tiempo que lo dejemos a plazo fijo.

Los fondos de inversión son a priori una buena oportunidad para rentar nuestros ahorros, logrando un beneficio mayor que las cuentas bancarias y con relativa seguridad. Y decimos relativa, porque por desgracia vemos en las noticias como la gente pierde todo su dinero por confiar en estos fondos, así que tenemos que andarnos con cuidado y asesorarnos bien antes de tomar una decisión.

Y por supuesto, está la bolsa, capaz de hacernos ganar un millón en un minuto para perderlo al día siguiente. Si quieres probar te aconsejamos que lo hagas en cantidades pequeñas, hasta que aprendas cómo se comporta la bolsa de valores y tengas la confianza para arriesgar más dinero. En ningún caso recomendamos que te lo juegues todo a una carta.

Conclusión: Las generaciones futuras

Una vez que hayamos recogido los frutos de nuestro esfuerzo es hora de inculcar a nuestra familia la cultura del ahorro. Sería muy positivo para nuestros hijos que estas cuestiones financieras formaran parte de su educación cotidiana, para que así en un futuro se conviertan en consumidores responsables y sepan cómo sacar el máximo partido a su dinero.

escribe para CompareEncuestas.